Ecología sucia: Ceamse en Zavaleta

Por Cecilia Cartoceti

El 23 de mayo, los habitantes del barrio Zavaleta marcharon contra la Sociedad de la Coordinación Ecológica Área Metropolitana del Estado (Ceamse), la empresa pública responsable de la gestión de residuos urbanos en la Ciudad de Buenos Aires y del Gran Buenos Aires. Los manifestantes exigieron el cierre inmediato de su nuevo vertedero abierto, que afirman que es un peligro para la salud que viola sus derechos a un medio ambiente sano ya una vida digna.

La última expansión Ceamse en la zona se llevó a cabo después de una licitación competitiva nacional destinada a la futura construcción de una planta de clasificación y procesamiento de áridos, escombros y desechos de residuos de la construcción-como parte de una estación de transferencia. Esto sería tercera propiedad de la compañía en Zavaleta, además de las oficinas y planta de tratamiento de residuos.

Como Alfredo Vega, portavoz de Ceamse, explica, “los locales en Zavaleta 1.130 están destinados a la construcción de una planta de transferencia para los residuos secos. La idea es reubicar la planta de transferencia que ya operan en Varela [Gran Buenos Aires] para Zavaleta. (…) Todavía no tenemos una fecha de apertura y el espacio es casi sin usar. “

Sin embargo, a pesar de acondicionamiento del local es comenzar el 7 de junio, los manifestantes dicen que la compañía ha estado operando allí desde marzo. En contraste con la declaración de Vega y de acuerdo a las fuentes del barrio, la improvisada apertura de la propiedad en Zavaleta-en el extremo sur de la ciudad-fue provocada por la creciente cantidad de residuos generados en la ciudad y por el cierre forzoso de los vertederos de Ceamse de en Villa Soldati.

Y, añaden, en vez de ser una planta de transferencia, que se utiliza actualmente como un basurero abierto. “Había demasiada basura (…), pero se vieron obligados a abandonar la zona debido a las quejas de los lugareños y los clubes deportivos alrededor de San Lorenzo y Riestra, el club español, y el jardín de niños cerca”, expresó un vecino de Zavaleta, quien prefirió no ser identificado.

La compañía también está obligada a establecer y cumplir con las medidas de seguridad, que incluyen la instalación de dispositivos para mitigar el impacto del local tanto a nivel ambiental y sanitaria.

“Tienen que establecer un sistema de ducha para humedecer los residuos y por lo tanto evitar que el polvo se levante y contaminando el aire que respiramos”, explican fuentes de los vecinos agrupados contra la Ceamse. “De acuerdo a la licitación, un conjunto de muros de contención de concreto y pisos deben ser construidos antes de la zona se inaugura y se utiliza.” Por el momento es sólo el botadero a cielo abierto rodeado por una cerca y las paredes de ladrillo común.

Peligro para la salud

Carina Quispe, director de Política Ambiental de Medio Ambiente y Recursos Naturales ONG Fundación (FARN), amplía: “Las autoridades Ceamse son conscientes del rechazo generalizado que están sometidos. La basura se puede reciclar y reevaluado, especialmente si la gente adquiera el hábito de separar los residuos. Sin embargo, todavía hay una fracción de residuos que hay que tener a los vertederos debido a la falta de voluntad política y recursos. (…) Así comienza la ‘no en mi patio trasero “o el efecto NIMBY, que es agravada por una urbanización no planificada, laxitud de los controles y la desinformación. Si Ceamse es una empresa del Estado y el Estado es el regulador principal en el país, que controla el estado?

“Sin embargo, los municipios, las empresas no basura, son responsables de la toma de posesión de vertederos a cielo abierto. Que estén permitidos por el gobierno cuando los vertederos no son suficientes para contener toda la basura.”

Y mientras que Diego Santilli, el ministro de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad de Buenos Aires, niega que el nuevo vertedero Ceamse y otros locales que afectan la calidad de Zavaleta de la vida, las cifras sugieren lo contrario.

Un estudio comparativo médica de las enfermedades diarreicas y gastroenteritis, infecciones respiratorias y abscesos de la piel / se reduce entre otras cosas, se llevó a cabo durante los años 2008-2009 y 2009-2010. La investigación, apoyada por el Dr. Diego Vacchino del Centro de Salud NO30, expone el impacto de las actividades de la Ceamse en Zavaleta ante la nueva dumping comenzó.

Llegó a la conclusión de que ha habido un aumento del 23,9% en las enfermedades, con un aumento alarmante en los siguientes:

• Infecciones del tracto respiratorio en niños de 0 a 12 años: 52,99%.
• La bronquitis aguda en personas mayores de 13 años: 90,72%.
• La piel abscesos / hierve en las personas mayores de 13 años: 233%.

Quispe añade: “Vertidos incontrolados afecta el aire que respiramos, el suelo y las aguas subterráneas. Esto se agrava por los insectos y animales que pueden transmitir enfermedades que afectan tanto a la vida silvestre y los seres humanos. “

Por otra parte, el tráfico constante de camiones de carga en contenedores rebosantes de basura es perjudicial para la infraestructura de vivienda de Zavaleta a menudo frágiles. Profundas grietas estructurales en las paredes de casas y numerosos cristales de ventanas rotas fueron registradas por los vecinos. “Reparación de las ventanas nos puede costar cerca de $ 200, y hay muchos en el barrio que no se lo puede permitir”, afirman fuentes locales.

Sin embargo, los dibujos de los nuevos locales “de la construcción simplemente ignorar y omitir la existencia de los residentes de Zavaleta.
Vega, por su parte, respondió a las acusaciones asegurando que el conflicto es el resultado de “un desconocimiento general sobre el tema. Las nuevas instalaciones sólo se utilizará para la transferencia de escombros y residuos de la construcción, pero la gente creo que haya residuos domésticos tratados en la nueva planta. Hasta ahora, hemos tenido algunas entrevistas con la gente de Zavaleta para informarles sobre nuestro proyecto. Ahí es donde nos encontramos hoy: estamos en el proceso de explicar y negociar con los vecinos”.

Según el CEAMSE, una evaluación de impacto ambiental se llevó a cabo antes de aprobar el proyecto. Además, la compañía asegura a un acuerdo sobre el tema se llegó con los vecinos antes de abrir los nuevos locales.

Marco Legal

La ciudad de Buenos Aires batió un récord histórico en 2010. Según Greenpeace Argentina, la ciudad genera más de 5.000 toneladas de basura todos los días. Y el monopolio Ceamse sobre la recolección de basura significa que se ha beneficiado de la mayor cantidad de residuos.

Ley 9111, creado por la junta militar en 1978, establece que los municipios 21 Buenos Aires, incluyendo la Ciudad, debe “exclusivamente” utilizar el sistema de relleno sanitario para disponer de sus residuos, y sólo por medio de la Ceamse. Un inesperado cierto si se considera la compañía cobra una estimación de $ 66 por tonelada de residuos.

Sin embargo, de acuerdo con la reforma de la Constitución Nacional, el gobierno nacional es responsable de dictar las normas mínimas para la protección del medio ambiente. Estos deben ser respetados en el largo y ancho del país, mientras que cada provincia se reserva el derecho a complementar las normas.

En vista de ello, el gobierno nacional sancionó la ley 25.916 en 2004 para regular los residuos domésticos. Esto, como explica Quispe, “implica la reducción al mínimo y la revalorización de la basura”.

Y, en 2006, Buenos Aires sancionó la ley de “Basura Cero” (no 1854). Se establece una reducción gradual en la eliminación de los residuos sólidos a través de la adopción de un conjunto de medidas encaminadas a la reducción en la generación de residuos, la separación selectiva, la recuperación y el reciclaje en la ciudad.

“El contrato de recolección es muy costoso, sobre todo en la ciudad de Buenos Aires. De limpieza que cuesta cerca de $ 1.5bn. Hay una tensión evidente entre las empresas de basura, los sindicatos [relacionado con el transporte de residuos] y la política. El problema principal es resolver esta tensión en medio del paisaje jurídico. (…) La recuperación y el reciclaje de trabajar para minimizar los vertederos, lo que hace que el negocio de la basura menos rentables “, aclara Quispe.

Aunque el ministro Santilli asegura los locales están “equipados con la última tecnología para adaptarse a la ley de residuos cero”, la basura sigue siendo tratados de manera irresponsable. “A pesar de que la legislación nacional y la ley Basura Cero no se refieren a las empresas de recolección de basura, que los afectan indirectamente”, afirma Quispe.

Por el contrario, el ministro de Santilli afirmó en un comunicado de prensa oficial que “esta nueva planta cumple con todos los requisitos para ordenar la actividad y ser más eficaces para contribuir al espíritu de la Ley de Basura Cero. Tenemos el estudio de impacto ambiental emitido por la Agencia de Protección Ambiental, (…) que tienen sistemas adecuados para el control efectivo de los vertidos sin causar molestias a los vecinos. “

Una historia de conflictos

Para los residentes de Zavaleta, el conflicto actual es otro episodio en una historia de larga data de problemas con el Ceamse.

El barrio, que está al lado de villas de emergencia 21 y 24 años, fue originalmente concebido como un conjunto de locales provisionales en el programa de asistencia del gobierno para aliviar la crisis de vivienda en 1968. Nació como el Complejo de Viviendas de Transición Zavaleta (NHTZ).

No fue hasta 2007-casi 40 años más tarde-que el gobierno termine la primera fase del proyecto de vivienda. En consecuencia, teniendo en cuenta el crecimiento de la población y dada la crisis económica sucesivas, hoy en día Zavaleta muestra un paisaje heterogéneo. Desde las chozas precarias de bloques de apartamentos nuevos, las condiciones de vida varían enormemente.

Ceamse, por su parte, estableció sus oficinas y otros locales en Zavaleta hace más de 30 años. Parte de la demora en la finalización del proyecto NHTZ se atribuye a la expansión de la compañía en la zona.

El proyecto NHTZ exigido explícitamente que, por el momento en que se entregó el complejo de viviendas en primer lugar, Ceamse tendría que retirar sus rellenos sanitarios y vertederos, aunque no de sus oficinas, desde Zavaleta.

Y mientras el gobierno permanece en silencio, los vecinos siguen luchando por sus derechos. Uno de ellos, un varón de 30 años, ilustra: “El director de la escuela local pidió una audición con las autoridades de la Ceamse. Ella les habló de “personal y los padres” se refiere a los maestros sobre temas de salud de nuestros hijos. Le dijeron a ignorar las enfermedades. ¿Puedes creerlo? “.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: